El voluntariado

El voluntariado es un factor importante en el desarrollo social, porque contribuye canalizando la participación ciudadana y colaborando para alcanzar objetivos de mejora social y medioambiental. Las personas voluntarias con aquellas que dedican una parte de su tiempo a desempeñar una acción solidaria no remunerada. Ponen su esfuerzo, sus conocimientos y su experiencia de forma desinteresada para lograr una transformación social.

¿Podéis dar una definición más exacta?

Según la Ley 45/2015, de 14 de octubre, de Voluntariado, el voluntariado debe reunir las siguientes condiciones:

a) Que tengan carácter solidario.
b) Que su realización sea libre, sin que tengan su causa en una obligación personal o deber jurídico y sea asumida voluntariamente.
c) Que se lleven a cabo sin contraprestación económica o material, sin perjuicio del abono de los gastos reembolsables que el desempeño de la acción voluntaria ocasione a los voluntarios de acuerdo con lo establecido en el artículo 12.2.d).
d) Que se desarrollen a través de entidades de voluntariado con arreglo a programas concretos y dentro o fuera del territorio español sin perjuicio de lo dispuesto en los artículos 21 y 22.

¿Quiénes pueden realizar tareas de voluntariado?

Cualquier persona puede ser voluntaria. La organizaciones sin ánimo de lucro siempre tienen en cuenta el perfil de cada persona y siempre hay trabajo que realizar. Es importante que el compromiso que adquiere la persona voluntaria sea firme y estable a fin de conseguir un mayor impacto con nuestra acciones.

Pero ¿una persona voluntaria es un trabajador?

No. La labor que realiza una persona voluntaria nunca debe suplantar el trabajo que debe ser realizado por un profesional y es competencia de todos, pero especialmente de las propias organizaciones no lucrativas que eso no suceda.

¿Cuáles son los derechos de las personas voluntarias?

  • Participar activa y libremente en la organización recibiendo información sobre sus fines, estructura organizativa y funcionamiento.
  • Colaborar en el diseño, elaboración, ejecución y evaluación de los programas y proyectos en los que intervenga así como tener la oportunidad de dar su opinión sobre aspectos de la organización que le afecten.
  • Recibir el apoyo técnico, humano y formativo que requiera la tarea que desempeñe y ser asesorada sobre las actividades para las que reúna las mejores condiciones.
  • Recibir la cobertura de un seguro por los daños y perjuicios que el desempeño de su actividad pudiera causar a terceras personas.
  • Recibir un trato justo y no discriminatorio, respetando su libertad, dignidad, intimidad y creencias.
  • Realizar su actividad en las debidas condiciones de seguridad e higiene.
  • Obtener el respeto y el reconocimiento debido por la gratuidad de su labor y su contribución social.
  • Cesar libremente en su condición de voluntario o voluntaria.

¿Quieres saber más?

Podrás encontrar más información en esta guía sobre voluntariado y en la sección “enlaces de interés“.